EXPEDICIÓN GROENLANDIA

Los vikingos noruegos colonizaron Groenlandia sobre el año 1.000 de nuestra era. Tras 450 años de ocupación falleció (posiblemente de hambre y frío) el último europeo de la isla. En contraste, alrededor del año 1.200, un pueblo procedente del Artíco y conocido como los inuit, ocupó la isla sin mezclarse con los europeos. Al contrario que los vikingos, los inuits consiguieron sobrevivir hasta nuestros días.
Ahora Carlos Vico, aventurero y especialista en supervivencia extrema visitará a los inuits para conocer un modo de vida que les ha permitido prosperar en el frío durante siglos. Tras convivir unos días con ellos, iniciará en solitario una aventura de supervivencia donde pondrá en práctica las enseñanzas inuits.
Groenlandia (en groenlandés, Kalaallit Nunaatn) es considerada la mayor isla del planeta y el país más septentrional. Tiene una superficie aproximada de 2,4 millones de kilómetros cuadrados, de los que unos 2 millones son una enorme masa helada. La superficie libre de hielo es inferior a la extensión de España.
Carlos Vico, realizará una travesía a pie y en solitario por el interior de Groenlandia durante los días 19 al 28 de enero de 2016. Se trata de la estación más fría del año, y en las que las circunstancias vitales son más adversas: temperaturas que pueden alcanzar rachas de hasta 35 grados bajo cero y menos de 6 horas diarias de luz solar.

Durante su viaje de exploración y supervivencia, Carlos adoptará las enseñanzas y técnicas recibidas previamente en su convivencia con los  pobladores locales, el pueblo inuit. El objetivo es experimentar en primera persona las circunstancias vitales que obligaron a los vikingos a abandonar la isla de Groenlandia al acabar la edad media y tras 450 años de ocupación.

En su viaje Carlos Vico no llevará más que una equipación básica, dormirá al raso y cazará su propia comida. En esas condiciones, la inmensa mayoría de los humanos seríamos incapaces de sobrevivir. Pero Carlos Vico no es como la inmensa mayoría; Carlos está habituado a los retos extremos. Los vikingos no supieron adaptarse al endurecimiento del clima de la gran isla y murieron de hambre y frío; sin embargo el pueblo inuit (procedente del ártico), sí contaba con un modo de vida que le permitió prosperar y hacer frente a las peores épocas de frío de Groenlandia.

Se trata de un desafío extraordinario sólo apto para quien tenga los conocimientos, la experiencia y la motivación necesaria para emprender un reto que requiere sobre todo unas condiciones mentales extraordinarias. Es la aventura en estado puro.

Condiciones del Viaje

 

La duración del día en Kulusuk durante la expedición oscilará entre las 5 horas y 22 minutos del 19 de enero a las 6 horas y 23 minutos del 28 de enero.

Las temperaturas medias oscilarán entre los -11 de mínima a los -4 de máxima. Situándose la temperatura media del mes de enero en los -7, aunque son frecuentes rachas de hasta 35 grados bajo cero.

En esas condiciones y viajando sin tienda de campaña, diariamente Carlos deberá (aprovechando las escasas horas de luz) caminar la distancia necesaria para completar la jornada, construirse un refugio en la nieve para dormir, y cazar o pescar su propio alimento.

Un posible peligro será la presencia de osos polares. Groenlandia es una de los seis hábitats naturales de este superdepredador (depredador que no es presa de otras especies), considerado uno de los mayores cazadores terrestres del planeta. .El oso polar es endémico de las zonas heladas del hemisferio norte, y aunque tiende a rehuir el encuentro con los humanos, su comportamiento puede ser impredecible, especialmente en condiciones de hambre extrema o cuando se encuentra herido. Según Carlos, el mayor problema de un encuentro no deseado con el oso es que se produzca por sorpresa.  Para evitarlo, en su recorrido irá acompañado de un perro local proporcionado por los inuits.

Equipo humano

 

Durante los cuatro días de recorrido, Carlos no tendrá más compañía que la de su perro aunque mantendrá el contacto por radio-teléfono con un equipo de rescate en la zona (formado por miembros de Survival Xtreme e inuits), que acudirá en su búsqueda en caso de necesidad imperiosa: accidente, fractura, hipotermia, etc.

 

Equipamiento

 

Carlos solo irá equipado con la ropa que cualquiera llevaría a un largo paseo por la zona en invierno, pero sin comida, sin equipo para cocinar, sin saco de dormir o sin tienda de campaña.

Objetivos y propósitos del viaje

 

Para Carlos Vico se trata de un viaje de formación personal y profesional. El objetivo es doble: en primer lugar conocer mediante la convivencia con los inuit, una cultura que vive en condiciones muy adversas. Se trata de aprender de ellos las técnicas que les permiten sobrevivir en una naturaleza hostil e incorporarlas a su bagaje de conocimientos y técnicas de supervivencia. Y en segundo lugar, se trata precisamente de poder aplicar y probar sus propias técnicas a la supervivencia en un medio nuevo.

Comentando las motivaciones del viaje, Carlos dice:“mi idea no es convertir la supervivencia en una frivolidad; se trata de mi profesión y mi vocación. Yo enseño a otros a desenvolverse en medios difíciles, en situaciones en las que los recursos son limitados. Este viaje de supervivencia en Groenlandia representa para mí un entrenamiento y un aprendizaje”.

Programa de viaje

Día 19: Vuelo Barcelona- Reykjavik

Llegada por la noche. Traslado al alojamiento.

Día 20: Vuelo Reykjavik (Islandia) – Kulusuk (Groenlandia)

Llegada a Kulusuk, población tradicional situada en una isla que lleva su mismo nombre y traslado a la casa de una familia inuit.

Días 21 y 22: Trineo de perros/convivencia Inuit

Durante dos días observación y participación en la manera de vivir en el medio natural y la obtención de recursos de los Inuit. Noche en tiendas.

Días 23, 24, 25, 26: Ruta de supervivencia

El recorrido estará condicionado por el grosor de la capa de hielo ya que a pesar de las temperaturas medias a las que se enfrentará (-35º) las corrientes del golfo la pueden debilitar peligrosamente y las escasas 5 horas de luz solar diarias incrementaran sustancialmente el nivel de riesgo. El mismo recorrido se cubre fácilmente durante el verano, pero es de extrema dureza durante el invierno.

Día 27: Llegada a Kulusuk

Alojamiento en casa local.

Día 28: Vuelo Kulusuk – Reykjavik

Día 29: Vuelo Reykjavik -Barcelona.

GROENLANDIA

Los Inuits y los Vikingos

Groenlandia alberga una enorme masa de dos millones de kilómetros cuadrados de hielo, con algunos espacios habitables en las costas, especialmente las del sur. Los primeros europeos en hollarla fueron los noruegos, alrededor del año 1.000 comandados por Erik el Rojo, un vikingo rebelde expulsado junto a los suyos de Islandia, que a su vez había sido previamente conquistada por los noruegos. Cuando Erik llegó a Groenlandia, la gran isla estaba completamente deshabitada, pero los vikingos encontraron inquietantes restos de poblaciones anteriores.

En efecto, antes de los noruegos los arqueólogos tienen registro de cuatro culturas diferentes, desde el 2.500 antes de Cristo hasta aproximadamente el año 200 de nuestra era, periodo en el que desaparece de la isla la cultura conocida como Dorset. Dorset es un cabo de la isla canadiense Baffin.

Los noruegos fundaron una colonia que en su apogeo alcanzó los 5.000 habitantes; era un pueblo ganadero, con una fortísima identidad cristiano-europea y que sucumbió tras 450 años de existencia en la isla.

Las causas de su extinción no están totalmente determinadas, pero se achacan a la incapacidad de los noruegos a adaptarse a las cambiantes condiciones climáticas y ecológicas de Groenlandia; el enfriamiento del clima y la roturación excesiva conllevaron la escasez de pastos para el ganado del que dependían para su supervivencia. Seguramente se añadieron factores como la interrupción de la emigración de las focas, de cuya carne también se alimentaban, el fin del comercio con el resto de Europa y la ausencia del pescado en su dieta, alimento que pese a ser abundante lo consideraban tabú.

Pero en esas mismas condiciones, los inuits prosperaron y se mantuvieron hasta la actualidad. Los inuits, eran cazadores de ballenas en kajak, sabían cazar focas haciendo agujeros en el hielo, construían iglús de nieve temporales para viajar en invierno, y se iluminaban y calentaban quemando esperma de ballenas. Sin duda una ejemplar adaptación al medio, que los europeos fueron incapaces de llevar a cabo. No fue hasta el siglo XVIII, cuando los daneses llegaron a la isla y adoptaron las prácticas de vida de los inuits.

Poblaciones

Kulusuk

Población: 267 (2013)

La isla de Kulusuk era, anteriormente, el lugar más poblado de la región de Ammassalik, debido a las buenas condiciones para la pesca y las oportunidades de caza. Kulusuk está situada en una pequeña isla rocosa entre montañas escarpadas y extensos fiordos, y está casi siempre rodeada de icebergs y un cristalino mar de hielo. En 1930, había 165 personas en el asentamiento de Kulusuk, en comparación con las 112 de Tasiilaq. A día de hoy, los casi 300 habitantes de Kulusuk lo convierten en el tercer asentamiento más grande de la región después de Kuummiut y Tasiilaq. La economía principal en Kulusuk sigue siendo la caza y la pesca. Además, es un importante enclave de la artesanía local sobre todo de la fabricación de tupilaat y máscaras.

Sermiligaaq (si la banquisa lo permite)

Significado: «el hermoso fiordo de glaciares». Población: 222 (2010).

Sermiligaaq se encuentra a aproximadamente 100 kilómetros al norte de Tasiilaq, en el hermoso Sermiligaaq Fjord. Las pequeñas y coloridas casas de madera están situadas en la parte sur de una gran península en las tierras centrales del este de Groenlandia.

Sermiligaaq es un foco activo y funcional para la caza y la pesca. Las aguas que rodean el asentamiento son el hábitat del mero y la gallineta. Las presas se venden a la planta de pesca de Kuummiut. En la zona también se cazan, además, distintos tipos de focas, narvales y osos polares.

En el fondo de un enorme fiordo se encuentran dos grandes glaciares activos:

El Knud Rasmussen y el Kârale. Las aguas del Sermiligaaq Fjord están coloreadas por los sedimentos originados por la actividad glaciar, lo que aporta al fiordo su característico color azul lechoso.

Los Ammassalimmiut

Los Ammassalimmiut de la costa este de Groenlandia formaron parte del último grupo inuit que tuvo contacto con el «hombre blanco». Ocurrió cuando el explorador danés Gustav Holm los localizó en 1884. Se trata de los últimos descendientes directos de las culturas árticas Dorset y Thule.

Su relativo aislamiento y fuertes vínculos con el pasado han propiciado el enorme mantenimiento de sus tradiciones culturales y de supervivencia: incluso su dialecto es arcaico comparado con el de la mayor parte de la población groenlandesa. Carlos recorrerá la tierra de los Ammassalimiut, después de unos días de convivencia con ellos, en los que aprenderá sus técnicas de caza y supervivencia.

La región, conocida como Tunu, es una hermosa zona de valles remotos, montañas y fiordos enormes llenos de icebergs, desde la que se puede observar la capa de hielo que cubre más del 80% de la isla.

El nombre de Tunu significa «el lado opuesto, espalda, reverso», ya que precisamente la mayor concentración humana se encuentra en la otra parte de la isla, en la costa oeste. Así pues, esta región constituye «la otra cara de la vida, la otra cara de Groenlandia».

Los compañeros del Hospital Sant Joan de Déu muestran su apoyo a Carlos Vico para su expedición en Groenlandia.

¡Muchas Gracias!

EXCLUSIVE PARTNER

SPONSORS

PRODUCTO OFICIAL